Diosa Anuket

Los antiguos egipcios adoraban a la diosa egipcia Anuket como la personificación del río Nilo. La gente se refirió a ella como la «Nutridora de los campos». Además, también la vieron como la deidad que protegería a las mujeres durante el parto.

Lo más importante es que los antiguos la veían como la protectora de las cataratas inferiores del río Nilo. Las cataratas son tramos poco profundos del río que se encuentran entre Jartum y Asuán.

Aquí varias piedras pequeñas rompen la superficie del agua. Los rápidos a menudo marcan estos tramos de agua, mientras que otras longitudes tienen un flujo de agua suave pero poco profundo.

Etimología e iconografía

Durante la época del antiguo Egipto, la gente llamaba a la diosa Anuket, Anaka o Anqet. Su nombre se traduce como «Clasper» o «Embracer».

Los historiadores sugieren que esto podría haberse referido al abrazo de las aguas de la inundación. Más tarde, los griegos convirtieron su nombre a Anoukis y lo deletrearon como Anukis.

La Interpretación Greaeca la consideraba equivalente a Hestia o Vesta, la diosa virgen del hogar, el hogar y la familia. Además, algunas imágenes pasadas la muestran amamantando al faraón durante el Reino Nuevo. Más tarde, la gente también la vio como la diosa de la lujuria.

Tríada Elefantina de Anuket

Al igual que su madre, Satet, la gente también consideraba a Anuket como la diosa de la caza de animales. Según las leyendas, Anuket era parte de la Tríada Elefantina.

Esta tríada estaba formada por Khnum, el dios de la fertilidad con cabeza de carnero, Satet, la diosa de la guerra de la inundación del Nilo y su hija Anuket, la diosa de las cataratas.

Elefantina existe en Asuán que se encuentra en la frontera entre Egipto y Nubia en el Alto Egipto. Sirvió como centro de culto para los dioses mencionados anteriormente. Los otros contratos del Nilo están presentes en Nubia (actual Sudán).

Cuando el río Nilo se inundó, el agua entraría en Egipto después de pasar por Elefantina. La historia dice que el padre de Anuket, Khnum, custodiaba y controlaba el agua del río. En el siglo XVIII, este lugar se convirtió en el centro de culto de los tres dioses.

Esta tríada protegió a Elefantina, que fue la capital del estado durante varios años. También sirvió como bastión militar del antiguo imperio egipcio durante muchos años.

Elefantina también cumplió el propósito de ser el centro de comercio y comercio con los nubios. Las inscripciones muestran que el faraón Sobekhotep III de la XIII Dinastía le dedicó un santuario o altar. Mucho más tarde, durante la XVIII Dinastía, Amenhotep II dedicó una capilla a la diosa. Un templo dedicado a Anuket se encuentra en la isla de Seheil.

El comercio con Nubia probablemente contribuyó al nombre de la ciudad, Elefantina, ya que la gente de la antigua civilización participaba en un vigoroso comercio de marfil en esta isla.

Imágenes de Anuket

Las imágenes simbolizan a Anuket como una gacela con un tocado hecho de altas plumas de avestruz. Los jeroglíficos utilizados para su nombre se traducen en la letra A, agua, diosa femenina y sentada. Por lo tanto, ganó «Dama de la Gacela» y «Señora de Nubia».

Uno podía reconocer de inmediato a Anuket debido al llamativo tocado que llevaba. Las inscripciones también la representan sosteniendo un espectro y el símbolo ankh.

El distintivo e inusual tocado contenía altas plumas de avestruz. La historia conecta estrechamente a Anuket con Nubia con títulos como «Señora de Nubia».

Los historiadores llamaron modius a la base de la corona de su tocado y la usaron para la corona de dioses masculinos y femeninos. El símbolo de Anuket, la gacela, también estaba relacionado con su madre, Satet.

Las imágenes mostraban a Satet como el antílope. Uno podría encontrar tanto el antílope como la gacela pastando en las orillas del río Nilo.

La diosa del agua Anuket

Las cataratas del Nilo pueden ser bastante peligrosas de conquistar. Por lo tanto, no es de extrañar que los comerciantes y marineros adoraran a la diosa Anuket. Dejaron inscripciones en las rocas como una forma de oración ardiente a Anuket. El marinero hizo esto para ganarse el favor de la deidad, quien, a su vez, les proporcionaría un paso seguro a lo largo de las peligrosas aguas hasta Nubia. Hicieron lo mismo para garantizar un regreso seguro a Egipto cuando viajaban a través de la catarata.

Diferentes Asociaciones de Anuket

Los mitos y las tradiciones antiguas conectan específicamente a Anuket con la isla Setet y Elefantina. La gente la consideraba la diosa de todo lo que se encuentra al sur de la frontera con Egipto.

Además, algunos lugares representan tanto a Anuket como a Satet como esposas de Khnum debido a la fusión de Khnum con Amun en el sur de Nubia,

Inicialmente, Lores la presenta como la hija de Ra. Sin embargo, con el tiempo las historias cambiaron y la asociación de Anuket con Satet se hizo más firme.

Al mirar hacia el pasado, podemos encontrar que Historia llamó a Satet y Anuket el «Ojo de Ra». Además, los antiguos egipcios llamaban a Sejmet, Bast y Hathor con el mismo nombre.

Las leyendas también vinculan a la madre e hija con la cobra real en la corona del dios (Ureas). Fue solo en la era del Imperio Nuevo que las inscripciones colocaron a Anuket en la tríada Elefantina.

Junto con su supuesto padre y madre, protegió la fuente de vida de todos los egipcios.

Más tarde, la gente también identificó a Anuket con Neftis en el templo «Per-Mer». Ocurrió debido al vínculo de Satet con la diosa Isis y al vínculo de Khnum con Osiris. Por lo tanto, tanto Satet como Anuket están estrechamente relacionados con Isis.

El Festival de Anuket

La gente dividía el calendario egipcio antiguo en tres estaciones. Históricamente, los antiguos llamaban Shemu (febrero-mayo) al comienzo de la temporada de cosecha.

Durante este tiempo, la gente celebró el Festival de Anuket realizando magníficas procesiones fluviales a través del río Nilo.

Además, este festival también honró a Khnum y Satet como los protectores del Nilo. La gente quitó las estatuas de los dioses y las colocó piadosamente en hermosas barcas ceremoniales. Llevaban barcas a hombros de los sacerdotes hasta los barcos fluviales más grandes.

Las procesiones masivas contaban con gente de todo tipo, incluidos plebeyos, soldados, sacerdotes, músicos y bailarines.

La fiesta fue una celebración ruidosa y alegre que la gente terminó con fiestas. La gente también honró a Anuket arrojando oro y joyas al río Nilo.

Palabra final

Los antiguos egipcios debían sus vidas a la cosecha que traía el exuberante río Nilo. Por lo tanto, los dioses y diosas asociados con el Nilo ocuparon una posición única en el corazón de la gente. Consideraban a Anuket como una deidad protectora que cuidaría de sus viajes a través del agua. Anuket no solo era una protectora, sino también una diosa de la fertilidad y la cosecha. Los egipcios la celebraron con gloriosas procesiones que tuvieron mucha pompa y espectáculo.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.