Dios Ra

Uno de los dioses más poderosos de las antiguas leyendas, Dios Ra, es una deidad del sol del antiguo Egipto. Durante la Quinta Dinastía, Ra se convirtió en uno de los dioses más importantes de la cultura egipcia. La gente lo identificaba con el sol del mediodía. Según los cuentos, Ra gobernaba todas las partes del mundo creado: la Tierra, el cielo y el inframundo. Ra era el dios supremo del sol, los reyes, el orden y el cielo.

Además, la gente creía que Ra creó todas las formas de vida. Algunos relatos incluso dicen que Ra creó a los humanos a partir de las lágrimas y el sudor del dios. De ahí que los egipcios se llamaran a sí mismos el «Ganado de Ra».

Simbolismo e iconografía

La representación más común de Ra era la de un hombre con la cabeza de un halcón y un disco solar en la parte superior. Además, una serpiente enroscada se sentó alrededor del disco. Otras formas incluyen un hombre con cabeza de escarabajo (forma Khepri) o un hombre con cabeza de carnero. Las imágenes también muestran a Ra como un carnero, una garza, una serpiente, un gato, un león, un escarabajo, un fénix, etc.

El inframundo representaba a Ra con una cabeza de carnero comúnmente. Esta forma se refiere a Ra como el «carnero del oeste» o «carnero a cargo de su harén». Además, algunos textos describen a Ra como un rey envejecido con huesos de plata, carne de goles y cabello de lapislázuli (una piedra semipreciosa de color azul profundo).

Además, un halcón representa al dios. Esto comparte personajes con el dios del cielo Horus. A veces, la gente fusionaba a los dos dioses como Ra-Horakthy. De hecho, en el Reino Nuevo, el dios Amun se fusionó con Ra para crear Amun-Ra.

La mitología del sol Ra

La ominosa presencia de Ra proviene de su representación como creador del universo o dador de vida. Ra representaba calidez, vida y crecimiento. Estas características llevaron a la gente a adorar a Ra como el Rey de los Dioses. La adoración de Ra creció salvajemente en el antiguo Egipto. Esto, a su vez, dio lugar a varias representaciones del dios. Algunas de sus combinaciones más comunes incluyen Atum (forma humana), Khepri (forma de escarabajo) y Horus (forma de halcón).

Varios cuentos suelen representar a Ra como un hombre con cabeza de halcón. En la parte superior de la cabeza se encuentra un disco solar y una cobra enroscada que representa el ojo de Ra. Al principio de los tiempos, la deidad Atum decidió empezar a crear y de ahí nació Ra. Inicialmente, Ra creó los primeros dioses de sí mismo. Shu (aire), Tefnut (humedad), a lo largo de Ra completaron el cosmos creando Geb (Tierra) y Nut (cielo).

Según otros mitos, Ra sacó el sol de las aguas de Nun. Además, las extensiones de los poderes de Ra se llamaron Ojo de Ra. El dios tiene tres hijas: Bastet, Sekhmet y Hathor. Ra envió a sus hijas a buscar venganza. Además, la diosa Sekhmet era el Ojo de Ra, creado por el fuego furioso en el ojo de Ra. Por el contrario, la gente creía que la diosa Hathor era benevolente y amable. Las leyendas dicen que Sekhmet era un guerrero feroz que protegía al dios del sol, y Bastet era amable y cariñoso.

La leyenda de Ra y el inframundo

Según la mitología antigua, Ra fue el responsable de traer luz al mundo entero. Para ello, el dios viajó por el cielo en su barco Atet. Cuando se puso el sol, el dios viajó al inframundo, donde tuvo que atravesar las 12 puertas.

Durante este viaje, otras deidades como Sia, Hu, Heka y miembros de Enéad acompañaron al dios. Estos mitos de Ra viajando por el inframundo para salir cada mañana representaban el ciclo de renacimiento y renovación. Esto fortaleció aún más el papel de Ra.

Además, las historias del dios Set defendiendo a Ra en el inframundo se mencionan a lo largo de la historia. De hecho, después de aceptar la derrota de Horus en la batalla por el trono, a Set se le encomendó la tarea de proteger al dios del sol en cada viaje nocturno.

Posteriormente, derrotó a Apophis varias veces. Apophis, el dios del caos, era una serpiente enorme que intentaba evitar que el barco del dios sol atravesara el inframundo. Todas las noches, Apophis intentaba consumir el barco o detenerlo con una mirada hipnótica. Una vez, Apophis se tragó el bote de Ra.

Sin embargo, la serpiente no era lo suficientemente fuerte para sostener al dios y tuvo que regurgitarlo. Según las leyendas, este incidente dio lugar al eclipse solar. Cuando Ra estaba en el inframundo, a menudo visitaba al dios Osiris, el señor del inframundo, para presentar sus respetos.

Ra y Sekhmet

Otra famosa leyenda cuenta la historia de cómo Ra envejeció con el tiempo. Esto permitió a los humanos conspirar contra él y provocar una rebelión. Enfurecido por la traición de los humanos, el dios decidió matar a todos los humanos de la Tierra. Para llevar a cabo esta tarea, el dios envió a Sekhmet como el Ojo de Ra. Transformó a Sekhmet en un león feroz.

Posteriormente, la diosa se enfureció. Estaba abrumada por la sed de sangre y comenzó a matar humanos, encantada de alimentar su alimentación. Finalmente, los otros dioses se horrorizaron por la carnicería y le rogaron a Ra que detuviera a Sekhmet. Así que el dios del sol engañó a Sekhmet para que bebiera toneladas de cerveza y la trajo de regreso al cielo. Después de detener la masacre, el dios del sol se negó a vivir entre humanos y decidió abandonar la Tierra.

Esto lo llevó a su viaje al inframundo, donde creó 12 horas del día navegando por el cielo de este a oeste. Cuando Ra llegara al oeste, dejaría la Tierra para entrar al otro mundo y crear las 12 horas de la noche. Aquí, en el inframundo, destruiría a los enemigos de la creación y se regeneraría a sí mismo.

Conclusión

Las leyendas del antiguo Egipto retratan a Ra como el dios más magnífico que adornó la Tierra. El poder y la reverencia que tenía Ra eran incomparables. Varios faraones poderosos como Ramsses tomaron el nombre del dios para representar la fuerza. Los reyes dedicaron templos y tierras al culto de Ra en todo el país. El poder de Ra era tan magnífico que dioses como Amun se fusionaron con Ra más tarde. Incluso hoy, en el Egipto moderno, los cuentos de Ra perduran. El folclore moderno y las expresiones locales resucitan sus historias y seguirán haciéndolo.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.