Dios Sobek

La cultura del Antiguo Egipto tiene fuertes lazos con el magnífico río Nilo. La cultura giraba en torno a las inundaciones del río y la fertilidad que proporcionaba. No es sorprendente que esta idea se manifestara en la religión egipcia tomando la forma del propio dios Sobek.

El dios comenzó como una deidad local, pero se volvió inimaginablemente crucial para la cultura debido a sus conexiones con el río Nilo. Su popularidad aumentó significativamente durante el Reino Medio. Su mitología afectó a los reyes y la política de los antiguos. Resultó ser un punto de referencia en el papel de Sobek dentro de la cultura egipcia.

Historia de Sobek

El dios Sobek ha disfrutado de una presencia de larga data en el Reino Antiguo de Egipto (2686-2181 a. C.). Varios textos de Pyramind diferentes del Reino Antiguo mencionan a este dios. Por ejemplo, Spell 317 de los lectores elogia al Faraón y lo cita como la encarnación viviente del dios cocodrilo.

El pueblo de Egipto veneraba al dios y lo asociaba con el cocodrilo del Nilo. Debido a su asociación con el río, también lo adoraban como un poder de fertilidad y militar. Por feroz que fuera el dios, la gente todavía lo consideraba una deidad amable.

Los antiguos egipcios creían que el dios los protegería de los peligros que presentaba el río Nilo. Debido a esto, el dios ganó verdadero poder durante el Reino Medio. Pero la gente adoraba a Sobek del propio Reino Antiguo.

El culto de Sobek

Uno de los primeros cultos del antiguo Egipto fue el de Sobek. El dios apareció por primera vez en un sello del reinado del rey Narmer, el primer gobernante de la Primera Dinastía. El sello muestra a los cocodrilos del Nilo frente a un santuario de forma específica. Más tarde, este santuario se convirtió en el símbolo de la antigua ciudad de Shedet (actual Fayum).

Después del final del Reino Antiguo, el dios Sobek se hizo famoso como deidad local de Sumenu, una localidad de la región tebana. Los seguidores de Sobek lo adoraban allí desde el período Heracleopolitano.

Fue el momento en que las dinastías nueve y diez gobernaron Egipto desde la región del Delta. Pero llegó a su fin con el control de la dinastía 11 sobre el Alto y el Bajo Egipto por parte de los reyes tebanos.

Durante el reinado de Amenemhat III, el culto de Sobek en Sumenu creció enormemente y se convirtió en el segundo culto más popular después de Shedet.

El ascenso de Sobek

El período del Reino Medio vio el surgimiento del dios Sobek en una cantidad considerable. Estuvo estrechamente relacionado con el reinado del faraón Amenemhet III. Los textos de la Pirámide del Imperio Antiguo asociaban a Unas (Sobek) con el agua, las inundaciones y la fertilidad. Estas características cimentaron la importancia del dios durante el reinado del faraón Amenemhet III.

The Coffin Texts menciona a Sobek por su nombre varias veces. Se puede vincular el aumento de la popularidad del dios con la reubicación de la capital de Egipto. Durante el reinado de Amenemhet I, la capital se trasladó de Tebas a Itjawy en Fayyum.

El Fayyum era un oasis que dependía en gran medida del Nilo para su fertilidad. Los cocodrilos eran nativos de la tierra y los historiadores han descubierto varias momias de cocodrilos en la región.

Por lo tanto, esta zona consideraba especialmente al río Nilo como la fuente de vida. Amenemhet III prestó especial atención a la medición de los niveles de agua del río. Además, construyó canales y muros de retención con un nilómetro instalado en la Segunda Catarata. Sin embargo, la gente dejaba la cantidad de agua que traía el río a los dioses.

La estrecha relación de Sobek con el Nilo no dejó dudas sobre su papel en el reinado del faraón. Amenemhet III creía que sin el favor de Sobek, su capital y reino perecerían. Por lo tanto, instruyó la construcción de un templo para Sobek que adoraría a la deidad.

El gran historiador Herodoto visitó el Fayyum y escribió sobre el enorme complejo mortuorio. Señaló que el complejo era «más grande de lo que podía describir». El complejo tenía 12 patios cerrados, mil quinientas habitaciones por encima y por debajo del suelo.

Fusión del dios Sobek

Muchas otras evidencias arqueológicas demuestran la importancia de Sobek durante el Reino Medio. Además, este período vio la fusión del dios con el dios con cabeza de halcón, Horus. Esta fusión acercó a Sobek aún más a los reyes de Egipto y le dio un lugar de prominencia más significativo.

Esta fusión elevó la complejidad de la naturaleza del dios en la cultura egipcia. Conduce a su inclusión en la tríada divina de Horus y sus padres, Osiris e Isis.

La conexión de Sobek con Ra le adquirió el papel de una deidad solar en la religión. Más tarde, la aparición de Sobek-Ra, una fusión de Sobek con el dios sol directo Ra, fortaleció aún más esta conexión. Sobek-Horus prevaleció en todo el Reino Nuevo y ganó prominencia durante los reinados de las últimas dinastías. A pesar de la caída de las dinastías nativas de Egipto durante el Egipto ptolemaico y romano, el culto a Sobek y Sobek-Ra perduró.

Centros de culto

Toda la región de Faiyum sirvió como un gran centro de culto de adoración Sobek. Varias ciudades de Faiyum desarrollaron sus versiones de dios que incluyen a Soknebtunis en Tebtunis y Sokonnokonni en Bacchias. La gente adoraba a Sobek Shedety como el principal patrón de Crocodilopolis («Shedet» egipcio).

Los historiadores creen que Ptolomeo II impulsó el esfuerzo por aumentar el templo principal de Sobek. El templo principal tenía sacerdotes especiales que servían a Sobek y disfrutaban de títulos como «profeta de los dioses cocodrilos».

Kom Ombo en el sur de Egipto fue otro gran centro de culto de Sobek durante los períodos ptolemaico y romano. La gente llamaba al templo en este sitio «Per-Sobek», que significa la «casa de Sobek«.

Conclusión

Sobek era una deidad poderosa que estaba a la altura de su animal protector, el agresivo cocodrilo del Nilo. Sin embargo, varios mitos también celebran grandiosamente su benevolencia hacia la gente. Algunos cuentos indican que Sobek fue quien unió las extremidades de Osiris. Más tarde, Sobek también vio asociación con Isis como sanadora del fallecido Osiris. Esta asociación hizo que la gente creyera que Sobek también era una deidad protectora que los cuidaría y protegería de cualquier mal. La evolución de Sobek a lo largo de la historia nos brinda una visión apasionante de la política y la religión del Antiguo Egipto.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.