Dios Hapi

La religión del Antiguo Egipto veneraba a la deidad Hapi como el dios de la inundación anual del Nilo. Hapi era uno de los dioses más populares del antiguo Egipto. Cada año, el río Nilo se inundó y depositó un suelo oscuro y rico en las orillas del río. Este suelo era muy fértil y permitió que florecieran las cosechas de Egipto. Se podría decir que las inundaciones anuales de Egipto sostuvieron a todo el país.

También explica por qué la gente celebraba salvajemente a Hapi en toda la tierra de Egipto. También asociaron al dios de las inundaciones anuales con la riqueza, la abundancia y la nutrición.

Títulos de Dios Hapi

Los historiadores dicen que Hapi (Hapy, Hap, Hep) era probablemente un nombre prehistórico para el Nilo mismo. Sucedió cuando la gente comenzó a adorarlo como el dios de la inundación anual del río. Más tarde, la gente cambió el nombre por el de Nilo o Iterw, que significa «el río». Por lo tanto, los antiguos egipcios también cambiaron el nombre del dios del Nilo a «el río», o Iterw.

Para entender esto mejor, la palabra egipcia «Nwy» significa agua. Y el nombre «Nilo» proviene de la corrupción griega de «Neilos» que deriva de «Nwy». La gente le dio a Hapi otros títulos, incluyendo «señor de los peces y pájaros de las marismas» y «verde las dos orillas». La gente también lo llamaba «hacedor de cebada y trigo» y «amo del río que trae la vegetación».

Al igual que los otros dioses romanos y griegos, las leyendas creen que Hapi tiene una personalidad benévola y buena. Sin embargo, también tenía un lado oscuro que podía traer una destrucción impredecible. La gente también afirma que el dios trabajó bajo la influencia del faraón, que también era un dios viviente. Además, los textos lo describen como el «amigo de Geb«, el dios egipcio de la tierra y el «Señor de Neper», el dios del grano.

La inundación anual del Nilo

El río Nilo jugó un papel extremadamente vital en la formación del país que llamamos Egipto. A veces, una extensión del Alto Egipto cruzaba a Nubia. Pero, por lo general, el borde superior sobre Asuán cerca de Filae fue la primera catarata del Nilo. Asuán fue anteriormente la antigua ciudad de Swenett. Durante la historia, actuó como la ciudad fronteriza del Antiguo Egipto que miraba al sur.

La mitología nos dice que la fuente del Nilo se originó en una cueva en la isla Bigeh cerca de Philae. La leyenda atribuye la razón de este origen a la elección del dios Hapi de habitar este lugar. Una serpiente sagrada protegía la entrada al refugio. Además, los textos antiguos dicen que el curso del Nilo serpenteaba a través de la tierra de los muertos. Luego, continuó a través de los cielos de la galaxia. Finalmente, fluyó a Egipto desde la cueva en la isla de Bigeh.

Relevancia de Dios Hapi

La inundación del Nilo en una «inundación» fue tan vital para la vida y la economía de Egipto que los antiguos basaron sus vidas en torno a ella. Cada año, una enorme cantidad de agua se desbordaba de las orillas del río Nilo y dejaba sedimentos negros. Apoyaría la agricultura de Egipto y mantendría a la gente alimentada.

La historia se refiere a esta inundación anual como la «Llegada de Hapi». La gente celebró este evento con grandes fiestas y realizando procesiones en el río. Seguidores de todo el mundo viajarían a los santuarios de Hapi en Elefantina y Asuán. Orarían por la cantidad adecuada de inundaciones y sedimentos que les ayudaría a cultivar sus cultivos. Uno solo puede imaginar el respeto y la devoción que obtendría el dios de las inundaciones del Nilo. La importancia de Hapi lleva a que algunas personas lo adoren por encima del todopoderoso dios del sol Ra. El dios controlaba el agua del Nilo y, por lo tanto, influyó en el bienestar de millones de personas.

Iconografía y representación

Hapi era un dios masculino, pero sus imágenes lo representan con una forma andrógina. Llevaba barba postiza, taparrabos y senos colgantes con una barriga grande. Mostró su trabajo de mantener la fertilidad en relación con el río Nilo. Junto con eso, los escribas también le dieron una piel teñida de azul o verde que representaba el agua.

Donald A. MacKenzie especuló que el Nilo blanquecino y fangoso tenía similitud con la leche. Por lo tanto, la gente asociaba las aguas blancas y fangosas que fluían de los pechos del dios con el amamantamiento y la crianza. Dado que la gente consideraba a Hapi fértil, a veces lo consideraban el «padre de los dioses». Además, la gente lo consideraba un padre cariñoso que equilibraba el cosmos y lo hacía armonioso.

Afecto de la naturaleza en la representación de Hapi

La gente dio o quitó algunos atributos de Hapi según la zona en la que vivían. En el Bajo Egipto, el dios usaba plantas de papiro y las ranas lo acompañaban. En contraste, el Alto Egipto tenía abundancia de lotos y cocodrilos. Por lo tanto, la gente de la zona relacionó los símbolos de ambos con Hapi. Rara vez la gente también usaba un hipopótamo azul para representar al dios.

Muchas imágenes muestran a Hapi llevando ofrendas de comida o vertiendo agua de una jarra. La iconografía del siglo XIX muestra a Hapi como un par de figuras que sostienen y atan los tallos de dos plantas. Estas plantas representaron el Alto y el Bajo Egipto; esto describía la unión de las dos secciones en torno a un símbolo de unión.

La gente llamaba a los Hapi del Alto Egipto «Hap-Meht», mientras que los del Bajo Egipto llamaban a Hapi «Hap-Reset». Se podría encontrar esta representación simbólica tallada en la base de las estatuas sentadas del faraón. Por ejemplo, uno puede encontrar una talla de piedra de Hapi en el templo de Luxor a los lados de los Colosos sentados de Ramsés II. Además, puede descubrir representaciones de Hapi en los gigantes Colosos de Memnon en el Templo de Amenhotep III.

Adoración de Hapi

No hay templos de Hapi, pero se pueden encontrar varias estatuas y relieves del dios en los templos de otras deidades. La gente adoraba al dios en toda la tierra de Egipto, pero lo veneraban más en Swentet y Gebel El-Silsila. La gente adoraba a Khnum, Satet y Ankut en Elefantina junto con el dios Hapi. Sus sacerdotes en la isla Elefantina tenían un nilómetro para medir y monitorear los niveles del Nilo.

Conclusión

Los antiguos egipcios veneraban enormemente al dios Hapi por múltiples razones que incluían la cosecha y el bienestar general del país. Hapi no solo era el protector del pueblo, sino que también lo consideraban como el sostén de la vida misma del antiguo Egipto. Hasta la fecha, la gente recuerda al dios con cariño y respeto.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.